Análisis de microcontaminantes y microplásticos en agua.

El director técnico de Laboratorios Munuera, José Antonio Ayala, responde a una preguntas para la revista Tecnoaqua

viernes 2 de agosto, 2019

"Los laboratorios de aguas no solo han de ser hacedores de análisis, sino que deben aportar un servicio de asesoramiento e innovación tecnológica en el sector"

¿Hacia dónde tiende el sector de los laboratorios de aguas y qué papel juega su empresa en ese futuro?
El laboratorio de aguas no solo es el servicio analítico para cumplir los requerimientos legislativos. Por supuesto, que los laboratorios de aguas aportan una información necesaria que posteriormente será utilizada bien por la administración o por empresas especializadas, pero son también el apoyo y asesoramiento independiente del cliente (empresas gestoras del ciclo del agua y la administración). Los laboratorios de aguas no solo han de ser hacedores de análisis, sino que deben aportar un servicio de asesoramiento e innovación tecnológica en el sector. En Laboratorios Munuera sentimos el espíritu de servicio al cliente y no solo ofrecemos resultados analíticos, sino que ofrecemos también nuestra experiencia y visión global de los problemas.
Laboratorios Munuera en su afán de superación y evolución lógica se plantea el futuro como una búsqueda de mejorar este servicio hacia el cliente, aportando soluciones, por ejemplo ya disponemos de parámetros acreditados por ENAC bajo la Norma UNE-EN ISO 17025 para los nuevos cambios legislativos que se están gestando en Europa como es la determinación de cloritos y cloratos o de uranio en aguas de consumo. O montando los métodos instrumentales para cumplir el RD 817/2015 por el que se establecen los criterios de seguimiento y evaluación del estado de las aguas superficiales y las normas de calidad ambiental.
¿Son los microcontaminantes y su análisis el principal reto de los laboratorios? ¿O también otras muestras?
Los laboratorios de control siempre hemos tenido presentes los microcontaminantes, pero la tecnología disponible no permitía el análisis a los niveles en los que se pueden encontrar. La evolución tecnológica en el sector analítico y la reducción de costes que ya no la hacen exclusiva del sector investigador, ha permitido que los laboratorios de control podamos disponer de tecnologías que nos permiten enfrentarnos a los llamados microcontaminantes y/o sustancias emergentes. Aunque existen otras sustancias que no habían resultado interesantes, a pesar de que se disponía de los medios para ser analizados, por ejemplo se controla mucho la formación de trihalometanos a partir de las cloraciones en agua potable, pero no se tenían en cuenta otros posibles subproductos derivados de la cloración como son las sutancias haloacéticas o bien se controla presencia de plaguicidas, pero no de los posibles metabolitos de estos. Esto sigue siendo un reto a futuro inmediato.
Como bien saben, desde Tecnoaqua organizamos una jornada sobre microplásticos en medios acuáticos. ¿Qué ofrece su laboratorio ante estos nuevos contaminantes?
Desde Laboratorios Munuera hemos abierto una línea de investigación de análisis de microplásticos mediante la técnica de calorimetría diferencial de barrido y termogravimetría. La técnica DSC resulta muy útil para la obtención de la temperatura de fusión y el porcentaje de cristalinidad de un polímero, aun estando este envejecido. El proyecto busca la diferenciación e identificación cualitativa y semicuantitativa de los distintos polímeros en mezclas después de extraer las muestras con métodos convencionales.